domingo, 12 de julio de 2015

Experiencia Inesperada


Hace exactamente tres días se fueron de Corea 4 personas que me hicieron tener una experiencia inesperada cuando pensaba que ya no podía experimentar más de este país. Quería compartir esta historia porque aprendí mucho de ella y siento que me ha servido para despertar cositas que se habían dormido en mí y que hace mucho tiempo no experimentaba.




El 19 de Junio una amiga me comento por Facebook que tenía unas amigas que venían a Corea y que no tenían quien las ayudara a guiarse. Decidí ayudarlas y empezamos a pasear por toda la ciudad de Seúl. Visitamos muchos lugares turísticos y otros no tan turísticos pero de mayor importancia para ellas y, algunas veces para mí también. Pero este escrito no es tanto acerca de a donde fuimos o que comimos o que vimos, es más bien acerca de la relación que construí con estas personas.


No pensé que fuese a redescubrir Seúl de la manera en que lo hice. Habia dejado de salir y de visitar lugares porque estaba hundida en mi monotonía y esta experiencia me saco de ella. La ciudad se ve desde una perspectiva diferente cuando no solo vas a los mismos lugares todo el tiempo. Creo que por ya no estar de turista me le habia perdido el amor y las ganas a la vida en Seúl, pero al conocer a estas mujeres he vuelto a redescubrir mi amor por ella. Desde los 19 años quería venir a Corea y ya teniendo 3 años acá creo que toda esa pasión que tenía por la cultura coreana y por la vida en una ciudad como Seúl se habia quedado en “Stop”.  Fue muy lindo volver a despertar eso en mí. 


También, desperté otra parte de mí que estaba dormida ya hace algún tiempo por la compañía de estas chicas, mi parte Fangirl. Porque a pesar de estar en Seúl, de poder ir y venir a visitar los cafés, los fan meetings, las presentaciones y esas cosas de Super Junior (el grupo que más me gusta en el mundo) no lo hacía. Creo que tenía mucho tiempo sin hacer cosas por ellos aparte de comprar albumes e ir a conciertos. Pero, recordé porque la habia dejado durmiendo. Y es que aquí en Corea ser fan internacional es bien pesado, o al menos esa ha sido mi experiencia. Durante estas dos semanas y media nos empujaron, nos hablaron feo, nos “prohibieron” (digo prohibir porque muchas veces las cosas que pedían para entrar a ver a los chicos eran como la tarjeta oficial de fan club o la compra digital de un CD que eran cosas más complicadas de hacer para alguna fan extranjera) la entrada a más de un lugar solo por ser extranjeras. 

Ahora, no todo fue malo. Siempre habia alguna lucecita al final del túnel y presenciábamos actos de bondad que solamente una fan puede hacer por otra. Logramos ver y hablar con más de un idol; también nos regalaron CDs, lo que es bien noble y extraño y; pudimos conocer y hablar con más fans internacionales y empatizar con ellas porque estábamos viviendo situaciones parecidas. Entre esas puedo destacar que se me aparecio un ángel y no se imaginan lo agradecida que estoy hoy dia por eso. 

Pude compartir y mostrar lo que yo sabía y ellas me compartieron y mostraron parte de sus vidas. Cosa que no tenían por qué hacer teniendo en cuenta que solo llevaban pocos días de conocerme. Para el final de su viaje ya habíamos hasta salido a tomarnos unos cocteles. Aprendí muchísimo de estas mujeres. 


Tal vez lo que mas me llevo sea su capacidad para encontrarles cualquier cosa positiva a las situacionesPorque cada vez que algo no salía como nosotras queríamos siempre decían que eso era porque  “no era para nosotras”. Otra cosa que me llevo es la alta autoestima que cargan. Siempre me he sentido un poco insegura con mi cuerpo y eso no es algo de lo que me dé pena hablar, al contrario creo que es importante no creerse perfecto. Sin embargo, eso me ha causado muchas veces que no tome la iniciativa para las cosas y con ellas experimente cosas que jamás se me habrían ocurrido hacer por mí misma, como hablar con un extraño de la nada para pedirle un favor (y buscar una charla mas amigable).  Estar rodeada de esta confianza durante dos semanas lo pone a uno más asertivo y se siente uno como la súper modelo en la calle. Fue agradable sentirme asi.


Fueron dos semanas en que compartí con personas a las que no habia visto nunca antes pero aun asi se sintió como si nos conociéramos de toda la vida. Me cansé, quemé con el sol, inflame de tanto caminar y seguramente comí más comida chatarra que en los últimos 6 meses pero aun asi; ME DIVERTÍ, ME REI, HICE LOCURAS E HICE MUY BUENAS AMIGAS. 
Me di cuenta que de verdad uno puede hacer amigos de la nada si tan solo se confía un poco en las personas y puede que esta amistad que se dio entre ellas y yo dure mucho tiempo, o eso espero.






Ahora que vuelvo a mi rutina seguramente me sentiré aburrida porque no tengo nada más que hacer pero trataré de pasar mis últimos dos meses acá al máximo asi como ellas pasaron esos 21 días en Seúl. 





 
Blogger Templates